Lo más leido:

Camin Real de la Mesa

Hubo un tiempo en que los romanos tuvieron un sueño: era la conquista de las tierras más altas de la zona norte de la Península Ibérica con el fin de engrandecer su Imperio. Entre avatares varios, construyeron una vía que, sobre una antigua senda, comunicaba la tierra cantábrica – separada por la cordillera – con la meseta. Así nació el Camín Real de la Mesa, que durante toda la Edad Media fue la comunicación principal para personas, ganado y mercancías con tierras de León y Castilla.


Andando en el tiempo, el Camín Real sobrevivió a los muchos vaivenes de la historia y quedó incorporado en la memoria colectiva como uno de los itinerarios culturales que dio vida a Asturias y propició el denominador común de la zona que hoy se conoce como Camín Real de la Mesa.

Los diez municipios que integran y se vertebran en torno a este itinerario tienen gran riqueza cultural, paisajística y natural, constituyendo un verdadero mosaico y catálogo de las excelencias del Principado.

Belmonte de Miranda reluce como el oro, el que hay en su subsuelo, que ya desató la codicia romana, que buscaba en esta parte de Asturias el sustento necesario para fabricar las monedas del Imperio, impulsando así su economía. El pasado se explica y se ve en el Aula del Oro o en la fragua romana llamada El Machuco, y además de los romanos, también los vaqueiros tienen presencia e influencia en esta tierra de pastos, ganado y mestizaje ‘bendecida' por las aguas del Pigüeña.



Somiedo es el concejo con menor densidad de población del Principado de Asturias. Limita al norte con Belmonte de Miranda, al este con Teverga, al oeste con Tineo y Cangas del Narcea y al sur con la provincia de León y todo el concejo forma parte del parque natural de Somiedo, habiendo sido declarado Reserva de la Biosfera.